Empieza sin obsesiones

Trabaja sobre ti, pero con el ánimo sereno

Dedicar tiempo a conocernos a nosotras mismas, no significa que nos pasemos todo el día obsesionadas con lo que somos o hacemos a cada rato.

Observa tus pensamientos y detecta cuándo están empezando a girar sobre ti mismo de una manera inútil y cansina, que no lleva a nada.

Después, permanece atenta y páralos para evitar que te hundan. Respira profundamente y muestra tu autoridad de forma contundente, como lo harías con una niña pequeña que se está poniendo en peligro, diciéndole: ¡Basta!

Aunque en medio de nuestro secuestro mental y emocional nos parezca percibir una cierta lucidez («Ahora me doy cuenta de que nunca me he querido», «Debo ser realista: nunca he realizado bien mi trabajo»), lo cierto es que la preocupación exagerada reduce notablemente nuestra visión y sólo vemos los aspectos negativos de nosotras mismas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.