Observa cómo te ven

Pero apóyate en personas de confianza

Las horas mejor empleadas son las que sirven para conocer mejor a una persona. Regálale a un amigo un rato divertido, proponiéndole una actividad que también sea de tu agrado, y que luego podáis comentar.

Si tienes poco tiempo para quedar, no olvides que está el teléfono, el correo electrónico . . . Con las nuevas tecnologías, ¡no hay excusa que valga!

La mayor satisfacción que nos puede dar un amigo o un ser querido es saber que podemos contarle lo que sentimos sin que nos juzgue o nos critique; que nos va a entender o, al menos, nos va a escuchar con atención para intentarlo.

La sinceridad y la discreción hacen que surja la confianza. La amistad debe ser de ida y vuelta. Por tanto, si una persona te cuenta un secreto, tú también puedes confiarle algo importante para ti cuando lo necesites. Saber que puede ayudarte en tu propósito de conocerte mejor -y tú a esa persona-, reforzará vuestro vínculo mucho más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.