Ejercicio: actitudes para mejorar

→ Elige un lugar que te resulte inspirador, puede ser tu rincón preferido de casa o un lugar al aire libre. Sientate tranquilo, pensé a conciencia qué es lo que realmente deseas. Luego solamente pensé en cómo conseguirlo y no desperdicies ni un solo segundo en aquello que no tenes o en lo que te produzca duda.
Elimina el no puedo de tu mente. Así, concéntrate en tu objetivo, determina, y redacta, si es necesario, tus deseos. Mucha gente refuerza su pensamiento positivo con palabras y dibujos que guarda y revisa varias veces después. Comienza simplemente expresando tus agradecimientos y escribe en tiempo presente lo que deseas.
→ Ten en cuenta que aquellos deseos que expreses deben consistir en algo realmente necesario para tu vida, y que no deben estar vinculados con actitudes negativas, como el egoísmo o el deseo de hacer mal a otro.
Así, ya habrás comenzado, dando el primer paso en esta dirección: todo lo que pienses comenzará a ser atraído hacia ti.

Volver a Inteligencia emocional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.