Ejercicio para observar sin juzgar

• La propuesta es prestar atención de manera intencional al momento presente, despejando prejuicios. Esta atención plena fue reconocida por el propio Buda como pieza clave para aliviar el sufrimiento.
• El ejercicio que propone esta disciplina es cortar con la dilación y terminar nuestras tareas, por pequeñas que sean, con gozo y decisión.
• Se trata de dejar que las emociones, los pensamientos y las conductas aparezcan, de manera natural, pero sin que afecten nuestras tareas ni nos distraigan de nuestros propósitos.
• Esta tradición espiritual tiene gran fundamento científico ya que, junto con la meditación, ha demostrado por medio de numerosas investigaciones que tiene diversos beneficios para la función cerebral.
• En efecto, los estudios neurológicos con personas que meditan habitualmente demuestran que sus conexiones neuronales proliferan en las redes vinculadas a la atención, la empatía y la concentración.

Volver a Inteligencia emocional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.