El efecto gratitud

Cuando nos sentimos insatisfechos y pensamos en todo lo que querríamos alcanzar y lograr para ser felices, la vida se vuelve negativa, sembrada de amarguras y de quejas. En cambio, cuando nos conectamos con la gratitud por todo lo bueno que tenemos y por todo lo malo que no nos sucede, nos damos cuenta de que todos tenemos razones para ser felices.
Dar gracias es un sentimiento universal, más allá de la fe que tenga cada uno.
Terminar el día repasando las cosas buenas que han sucedido, desde las pequeñas, como haber hecho una linda caminata y sentirse saludable, hasta las más importantes, como tener un trabajo que nos permita sostener a nuestra familia, es un ejercicio que ayuda a enfocarse en sentimientos positivos, y a hacer una evaluación más justa y más sabia de la propia vida.
¡Experimenta vos también el poder y la inteligencia de la gratitud!

Volver a Inteligencia emocional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.