Energía interna: la magia del pensamiento

Una de las grandes inteligencias que tenemos como seres humanos es el dominio de la mente. Conoce el poder de la energía interna que circula por todos los órdenes de tu vida y acciónalo al servicio de tus propios objetivos personales.
Todo es según el cristal con que se lo mire: el dicho popular ya nos señalaba la importancia de la perspectiva personal. Hoy sabemos que esto tiene que ver, a su vez, con una habilidad fundamental del ser humano: el poder del pensamiento. Pareciera que una vez más la razón y el misticismo se contraponen para intentar revelar un fenómeno que hasta el momento no tenía explicación: el pensamiento mágico, una creencia con una lógica que no sigue un patrón racional.
Los místicos creen que podemos influir en nuestro entorno con el poder del pensamiento. Los racionalistas, en cambio, se basan en fundamentos y explicaciones científicas para encontrar los
motivos del milagro. Lo cierto es que con nuestras ideas podemos crear y cambiar situaciones inesperadas.
El poder de la mente fue motivo de estudio de los antiguos filósofos, así como también lo es de las ciencias actuales; se trata de un enigma que hasta el momento nadie ha logrado develar completamente.
Hace más de 5000 años los sabios encontraron una primera respuesta, contenida en el concepto de la materialización de los pensamientos y la ley de atracción. Según este principio, el hombre puede atraer lo que desea y convertirse en aquello que piensa. ¿Cómo? A través del pensamiento mágico, una energía interna que todos poseemos y que se libera para bien o para mal, dependiendo de las circunstancias en las que se encuentra una persona.
Según los especialistas, con tan solo una idea podemos desestabilizar o armonizar nuestro equilibrio interno. Todo depende del tipo de pensamiento que queramos generar. La voluntad y la disciplina son dos factores que influyen en este procedimiento. De hecho, si nos proponemos una meta y seguimos los pasos a rajatabla, lo más seguro es que consigamos lo que tanto deseamos. El pensamiento mágico es la energía implícita que le ponemos a todo lo que hacemos. Nosotros somos capaces de convertir las situaciones de la vida en éxitos o fracasos. ¿De qué depende el resultado? De la manera en la que cada individuo gobierne su propio mundo.
Vivir de acuerdo a este principio hace posible un cambio de conciencia que se traduce en el cuerpo físico, mejorando notablemente la vida cotidiana. Si pudiéramos imaginar una realidad enteramente centrada en uno mismo, podríamos vivir con mucho éxito; sólo es cuestión de reorientar la propia perspectiva, para ver el «Yo» como primordial y poner en segundo plano las cosas externas.

Crea tu propia realidad

Todos tenemos zonas luminosas y otras que están en la sombra, pero detectar tus defectos y virtudes es el primer paso para desarrollar tu existencia mágica. ¿Es posible cambiar nuestro destino? ¿Podemos crear nuevas situaciones solo con el poder de la mente? Estas preguntas centrales, que nos venimos haciendo, encuentran diferentes voces que las responden.
Algunos pensadores apuntan a que los milagros no existen y que aquellos sucesos que parecen extraordinarios son producto de la casualidad. Otros, en cambio, se atreven a hablar de supersticiones, fenómenos o situaciones que se amparan en una explicación mística o simplemente cultural.
Todos los individuos podemos generar realidades extraordinarias para lograr lo que tanto buscamos. Creer en ellas, asumirlas y aplicar técnicas correctas para su desarrollo es el primer paso para la realización del milagro mayor: vivir en armonía con el universo.

Emociones de la mente

¿Cuál es mi misión en este mundo? ¿Qué es lo que puedo mejorar? Reconocer nuestras zonas mágicas y nuestras zonas erróneas es fundamental para comenzar a transitar la realidad mágica.
Los especialistas en recursos humanos aseguran que aceptar las debilidades es una forma de mostrar fortaleza. Significa que el individuo está en una etapa de superación personal y eso es sumamente positivo ya que ese espíritu de mejora repercutirá seguramente en el empleo o en la actividad que desee encarar.

El camino

Muchas son las versiones que se tejen alrededor del concepto de «pensamiento mágico» o «realidad mágica». Si nos basáramos en los conocimientos de la lógica diríamos que aquello que se define como «mágico» nunca podría ser real. Ahora bien, ¿la realidad tangible es la única que existe o también podemos hablar de una realidad subyacente? Al respecto, podemos decir que, según el famoso mago Harry Houdini, se llega a la magia a través de la ilusión y se toma ese nombre por el solo hecho de parecer inexplicable. Sin embargo, también el famoso mago aludió a algo que él experimentó y que llamó «la realidad mágica». Al parecer, hay algo que tiene que ver con la capacidad de producir resultados inexplicables.
Pero ¿qué es la realidad mágica? ¿Cómo podemos generarla? Para convertirte en tu propio hacedor de milagros, es prioritario que le des un propósito a tu vida y que generes un estado de apertura con creencias y conocimiento. Cuando descubras tu propósito en la vida, te iluminarás de manera figurativa y literal, y solo podrás hacer lo que debas hacer.

Pasos para enfocar nuestra mente

Si realmente quieres poner en práctica un pensamiento positivo que te lleve hasta tus metas, comienza por poner en práctica e incorporar a tu vida estos procesos de pensamiento:
• Elimina las dudas: todos los seres humanos, sin excepciones, tenemos un poder increíble, pero muchas veces son las dudas las que limitan tu potencialidad y frenan el poder de tus pensamientos. Cree, convéncete de lo que deseas. Antes que nada, debes creer que mereces eso que soñás.
• Definí hacia dónde vas: para atraer lo que querés, primero tenes que definirlo. Toma lápiz
y papel y anímate a poner por escrito lo que soñás para cada una de las áreas de tu vida.
• Plasma tus sueños en imágenes: crea un cartel con imágenes de lo que querés,
o llena un cuaderno con las frases que más desees lograr. Mantenelo en un lugar visible y a mano. Se trata de tener siempre presente lo que deseas, para que el correr de las semanas y los meses no haga que pierdas el foco de tus objetivos.
• Pónete en positivo: aparta el «no» de tu vida y céntrate en el poder que tiene el «sí». No pienses en lo que no querés o en aquello a lo que tenes miedo, ipensá siempre en positivo!
• Proyéctate: imagínate ocupando el lugar que soñás, imagínate sintiendo la emoción de haber logrado lo que querés. ¿Sabías que la visualizacíón es una de las herramientas más poderosas? Crea en tu mente todo lo que querés para tu vida.
• Cuida tu diálogo interno: lo que nos decimos a nosotros mismos determina lo que atraemos y generamos para nuestras vidas. Creé en vos, valórate. Hace que tu diálogo interno sea un reflejo de lo que deseas conseguir y no dejes que él te limite.
• Sonríe y sé feliz: la sonrisa tiene un poder asombroso. No solo cambia nuestro humor, sino que mueve cientos de músculos y nos hace ser mucho más positivos. Además, nos ayuda a encontrar siempre la cara positiva de lo que nos ocurre, así que ¡párate frente al espejo y practica tu mejor sonrisa!
• Cultiva una actitud agradecida: si estás feliz por lo que hay hoy en tu vida, agradecerlo es una forma de valorarlo y estar abiertos para recibir todavía mucho más.
• Sé perseverante y paciente: a veces, cuando nuestras metas nunca llegan, empezamos a desconfiar
de todo lo que queremos. En estos casos, observa las pequeñas cosas, allí a tu alrededor podes encontrar la clave para reunir nuevas fuerzas y continuar tu camino. Tanto el desafío claro como la motivación continua y la perseverancia aumentarán tu confianza en vos mismo.
• Ponte en acción: el pensamiento mágico atrae a tu vida todo lo que deseas, pero esto no quiere decir que no necesites poner algo de tu parte. ¡Ponte en marcha!, toma las tiendas de tu accionar; esto es fundamental para crear una sintonía entre tus pensamientos y tus objetivos. Como dice el refrán: «un camino de mil leguas comienza por el primer paso».
Si estás entrando en el campo de la realidad mágica, estás entrando en el camino de un nuevo vínculo con tu mundo interior. Desarrollar esta habilidad es un muy buen comienzo para recuperar el diálogo interno y conectarte con todo ese mundo de potencialidades e inteligencias ocultas que hasta ahora no te habías permitido descubrir. ¡Adelante!
Nunca olvides que el poder de tu mente es tan inmenso como personal. Nadie ni nada puede impedirte intentar una y otra vez desarrollar este potencial. Más allá de las creencias, de la edad o de tu situación particular, toda la energía del pensamiento está siempre contigo.

Volver a Inteligencia emocional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.