Entra en acción (I)

Haz una lista con los pros y los contras

Si tú eres de los que les resulta difícil decidirse, puedes recurrir a la escritura. La consabida lista de pros y contras tiene un efecto muy fructífero en la persona que la realiza.

Es efectiva porque te hace consciente de cómo está tu situación realmente, pero sobre todo porque te anima a tomar una decisión llevado por tus deseos reales y no por tus miedos o por cualquier otra causa ajena a ti, como el sentimiento de culpa, el instinto de proteger a los demás y de que ellos también sean felices, de no hacerles daño, etc.

Es importante que pienses en primer lugar sólo en ti mismo y en lo que deseas. Después, ya habrá tiempo para involucrar otras razones.

Usa siempre tu imaginación a tu favor

No permitas que tu imaginación te juegue una mala pasada. Seguro que eres muy rápida imaginando cosas negativas, pero para lo positivo parece que tu mente está más rezagada.

No obstante, puedes esforzarte en imaginar cómo te sentirás y cómo será tu vida, los cambios que habrá en ella, las diferencias con la de ahora… cuando ya hayas realizado y conseguido lo que has decidido hacer.

Después, puedes imaginar cómo te sentirías si nunca te atrevieras a dar el primer paso y continuases anclado en tu situación actual.

Tu imaginación es una poderosa herramienta, utilízala bien. Permite también que tu intuición sea la que te guíe a la hora de tomar una decisión, pues es una brújula interna que no se equivoca nunca.

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

«Los valientes lo son porque actúan a pesar del miedo». Una forma rápida y eficaz de tomar una decisión es, imaginar qué harías si no tuvieras miedo.

El miedo, la culpa, la preocupación por los demás, te impiden reconocer tus verdaderos deseos y razones, por eso, es importante que dejes el miedo a un lado por unos minutos.

Aparta el miedo de ti, dile que te espere sin hacer ni decir nada durante el tiempo que tardarás en decidir por ti misma, sin su ayuda.

Agradécele su existencia pues te avisa de los peligros y te ayuda a caminar con los pies en el suelo, pero pídele que por el momento se tome un descanso y hazte esta pregunta, ¿qué harías realmente si no sintieras miedo? En tu respuesta está la clave y la realidad de tus deseos.

Este ejercicio además provocará que tu miedo disminuya lo suficiente como para que puedas empezar a caminar con tus temores de la mano.

Crea tu propio plan de acción

Las Cuatro Nobles Verdades de Buda son en sí mismas un plan de acción. Además, pueden adaptarse fácilmente al logro de objetivos y seguirlas allana el camino y te prepara para comprender cuál es la mejor manera de avanzar hacia tu propósito.

La primera es hallar el problema o el sufrimiento, que en este caso sustituiremos por el objetivo, ya que no eres feliz si no intentas conseguirlo. Así que ahora pregúntate: ¿Qué quieres hacer? ¿Adonde quieres llegar? ¿Qué te gustaría conseguir?

La segunda habla de la causa, del motivo. ¿Por qué quieres conseguir tal o cual cosa? ¿Qué razón o razones tienes para desearlo? ¿Qué crees que puedes conseguir cuando lo alcances? ¿Qué cambiará en tu vida y en ti mismo? Y respóndete con total sinceridad.

En tus respuestas puedes descubrir que tienes muchas y muy buenas razones para hacer lo que realmente deseas desde hace tanto tiempo, aunque hasta ahora no te lo has planteado seriamente.

Es posible que te sorprendas incluso de lo necesario que es para ti y para tu vida el conseguir ese objetivo, aunque no te hayas dado cuenta hasta este momento de tu vida. Pero ahora ya no caben más dilaciones: es el momento de actuar.

La tercera habla de la solución que en este caso será saber, qué puedes hacer para alcanzar tu objetivo.

¿Cuáles son los pasos que tienes que dar? ¿Qué cosas concretas necesitas hacer? La cuarta habla del camino. ¿Cómo? ¿Por dónde empezar? Es el plan de acción en sí mismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.