Qué es inteligencia emocional

Las habilidades no solo se miden en el desempeño escolar. En muchos otros ámbitos de la vida los seres humanos tenemos «inteligencias» que podemos aplicar para lograr un mayor bienestar personal y un mejor vínculo con los demás.
INTRODUCCIÓN
Aunque tradicionalmente cuando hablamos de inteligencia pensamos en habilidades cognitivas, como pueden ser la memoria y la capacidad de resolver problemas, varios estudios relacionados al tema nos permitieron descubrir que la inteligencia tiene múltiples dimensiones y no está limitada a lo que mide el coeficiente intelectual. Son los territorios emocionales, sociales e incluso los ecológicos, los que tenemos el desafío de conquistar si queremos que nuestra vida personal y nuestra relación con los demás sea cada vez más rica, positiva y exitosa.
Las neurociencias aportan día tras día conocimientos asombrosos acerca de cómo
funciona nuestro cerebro y cuánto podemos hacer por mejorar y potenciar sus capacidades, no solo para disfrutar mejor el presente, sino para prevenir enfermedades en el futuro.
El objetivo de esta guía es abrir un espacio donde encuentres reunidas una serie de ideas para expandir tus capacidades personales y tener una vida «más inteligente», de mayor conexión con vos mismo, con los demás y con el mundo que te rodea.

Un gran espectro de posibilidades para aprender

La inteligencia emocional no es un capacidad en sí misma, sino una batería de posibilidades que pueden expandirse si sabes cómo, dónde y con quién hacerlo. A lo largo de este capítulo abordaremos siete tipos de inteligencias a las cuales debemos prestar atención para encontrar aquella que sea predominante en nosotros, para encontrar nuestra propia inteligencia. Todos tenemos cierta tendencia a alguna de ellas en particular. Entenderlas y reconocerlas es mucho más importante que una formación académica o la misma experiencia de vida, y esto es así porque cada una de ellas nos permite descubrir un potencial que se encuentra oculto ante nuestra propia mirada.
Ahora bien, antes de abordar cada una de las inteligencias, es necesario comprender el concepto de «competencias personales». Desarrollando y ampliando el autoconocimiento podremos utilizar a nuestro favor las propias fortalezas y aplicarlas en los diferentes ámbitos en los que nos desenvolvemos a diario. Los caminos para potenciar estas «competencias personales» que como individuos todos tenemos son múltiples; aquí van algunos de ellos:
• No huir de los sentimientos: aprender a detenerte una vez al día para preguntarte «¿cómo me siento?».
• Aprender a gestionar sentimientos contradictorios: tratar de ser consciente de las emociones, a veces opuestas, para comprender por qué aparecen y cómo responder a ellas.
• Escribir los pensamientos y sentimientos: así evitarás pasar por alto lo que te está pasando.
• Controlar el nivel de estrés: elegir qué recursos te hacen bien para bajar las revoluciones internas.
Con estos recursos y poniendo como meta tu crecimiento interior, aprenderás a expandir al máximo tu inteligencia emocional.

Volver a Inteligencia emocional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.