Rasgos que te perjudican (I)

La impulsividad:

«¡No me controlo!»
La persona impulsiva actúa cual toro bravo en el ruedo: embistiendo al menor movimiento de capa.Y al final hace daño, desprecia, ofende, acosa a quienes le rodean. Con seguridad, por motivos que no merecían tales reacciones, y que no se ha parado a meditar. Se convierte en esclava de sus impulsos en vez de llevar el timón de su vida.

CÓMO EVITARLA: Aprende a relajarte o pide ayuda Quizá la meditación, el yoga u otras disciplinas similares pueden ayudarte a clamar tu estado general. Si no lo logras solo, busca ayuda de un especialista para gobernarte. Hay muchas opciones eficaces. No tienes la culpa de no saber dominarte, pero puedes evitarlo si lo deseas.

El pesimismo:

«Todo irá a peor»
Se trata de una disposición anímica que te lleva a pensar siempre lo peor. Pesimista es la persona que se deja dominar por la negatividad: vive en un mundo oscuro, en el que nada puede salir bien, en el que no tiene sentido luchar.

Por eso está derrotada antes de comenzar la lucha. Suele tener dificultad para mantener relaciones personales saludables, pues casi todo el mundo la evita.

Su discurso es sombrío; sus puntos de vista, derrotistas; se lamenta por todo y en nada encuentra agrado. Tiene una imagen negativa de sí misma y suele mostrarse frustrante, agotadora, competitiva, exigente e incluso, agresiva.
CÓMO EVITARLO: Pon a prueba tus predicciones Intenta probar que la vida es una basura en realidad, tal y como dices.

Intentar demostrar que tú eres inservible de verdad. Como es imposible, quizás aprendas que tus pensamientos son absurdos, y que esta forma de pensar te genera sufrimiento y mucha negatividad.

Trata de aprender lo que es el pensamiento positivo: hay muchos libros prácticos y bien documentados sobre el tema que pueden ayudarte.

El egocentrismo:

«Yo soy el primero»
Egocéntrico es quien se considera el centro alrededor del cual gira todo lo demás. Los niños suelen ser así; y es lógico, pues requieren cuidados constantes para su supervivencia.

Están acostumbrados y han aprendido a ser el centro de todas las miradas, lo que puede ser positivo para la autoestima (pensar que uno vale mucho, que merece amor y respeto), pero siempre en su justa medida.

Es difícil relacionarse con un egocéntrico: sus necesidades son las más importantes, sus puntos de vista los más acertados, sus dolores los mayores, sus problemas no tienen comparación, sus sufrimientos no tienen límites… La tendencia a la exageración es parte intrínseca de su personalidad.

CÓMO EVITARLO: Busca amigos de verdad Acepta que nadie es el ombligo del mundo, ni siquiera tú. Si los demás te lo hacen pensar es para seguirte el juego: en realidad, te tratan como si fueras anormal o un bebé. Te conviene reconocer y analizar por qué sientes esa necesidad de llamar la atención. Busca amigos de verdad, que te quieran por ser como eres, sin necesidad de grandilocuencias y exageraciones, sin pretender ser más de lo que eres, y ocúpate de forma profunda por ellos.

La duda:

«¿Voy a la fiesta o no salgo?»
¿Estuvo bien lo que hice o me equivoqué? ¿Me compro el libro o la película? ¿Me cambio de empresa o pido un traslado? Las personas con carácter dubitativo tienen un problema: dan tantas vueltas a las cosas que, al final, o no se deciden, o llegan tarde. Necesitan pensar y sopesar hasta el último detalle para encontrar lo que no tienen: seguridad.
Este rasgo acompaña con frecuencia al cansancio mental, pues el cerebro no descansa de pensar en pros y contras.

CÓMO EVITARLA: No te exijas tanto a ti mismo I Recuerda que no se puede tener la seguridad absoluta de acertar siempre. Tomar una decisión inadecuada no es el fin del mundo, ¡y tienes el derecho a equivocarte!

Aprende a reírte de tus propias dudas y trata de observarte desde fuera. Entiende que no es necesaria tanta seriedad y minuciosidad para cada cuestión. Sé tolerante contigo mismo. La perfección no existe. Tómate las cosas con más tranquilidad y disfrutarás más de la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.