Amistad con el otro sexo

Muchas veces nos hemos preguntado: ¿Es posible la amistad entre hombres y mujeres sin traspasar la frontera del romance?

Amistad con el otro sexo

Pues sí, es posible, como también lo es que entre hombre y mujer se despierte un interés que vaya más allá, pero no por ello debemos renunciar a lo que podría llegar a ser una gran amistad que tiene mucho que aportar.

Como explica la psicóloga Bernarda Ojeda, a los amigos debemos elegirlos en función de afinidades, y no del sexo, si bien tener amistades del sexo contrario tiene sus ventajas porque…

• Te enriquecen. Las relaciones entre diferentes tipos de personas son enriquecedoras y siempre aportan algo nuevo. Cuanto más diversas sean nuestras amistades, más aprenderemos sobre la vida.

• Te dan otra perspectiva. No sólo nos muestran una visión diferente de las relaciones entre hombre y mujer, y por tanto una visión más amplia, sino que también nos ayuda a comprender y a ser más tolerantes con el otro sexo.

• Aumenta tus conocimientos sobre el sexo contrario, lo que contribuye a una mayor comprensión y entendimiento de éste. En este sentido, el consejo o la orientación que
nos pueda dar un amigo que no sea nuestro amante puede ser muy beneficioso para entender a nuestra pareja y mejorar la relación con ella.

En cuestión de amistad no hagas distinciones

• Aprovecha el regalo de la amistad. Pocas cosas hay en la vida tan importantes como un buen amigo. Por eso, no debemos renunciar a una relación profunda porque sea del sexo contrario, aunque esto levante recelos a nuestra pareja o en nuestro entorno. No debemos olvidar que los amigos no se imponen, sino que los elegimos nosotros. Son un bien escaso, no los perdamos por cosas banales.

• Sigue tu intuición en base a la afinidad. Aunque lo más común es que los amigos sean de nuestro mismo sexo, no debemos cerrar las puertas de la confianza al sexo contrario. Una relación se construye con el tiempo y empieza en función de afinidades comunes. Podemos compartir experiencias, inquietudes y aficiones sin establecer un lazo más allá de la amistad.

• Deja claro qué sentimientos os unen. Para que un hombre y una mujer sean exclusivamente amigos, es necesario tener y dejar muy claro qué sentimientos experimentan ambos. El límite entre el amor y una amistad intensa es muy fino y es fácil sobrepasarlo, dependerá de la existencia o no de atracción sexual. No obstante, siempre existe el riesgo (o la suerte) de llegar al romance. Las cosas surgen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.