Cómo dar la imagen de ser una persona segura

Mostrarse ante los demás con segundad y una alta autoestima es garantía de que te respeten. Pero para lograrlo, primero debes empezar por creer en ti.

Cómo dar la imagen de ser una persona segura

Seguro que más de una vez te has dicho: «¡Me gustaría confiar más en mí misma!». Pero como dice el refrán, nadie nace enseñado y son pocos los que, de forma natural, tienen una gran seguridad en sí mismos o la autoestima por las nubes.

Para conseguirlo, es necesario llevar a cabo todo un proceso de aprendizaje. Sin embargo, hay quien realiza este camino en el sentido contrario y «aprende» a sentirse mal ante cualquier circunstancia. Por ejemplo, en reuniones sociales creen siempre que los demás les criticarán.

Aunque también hay personas que actúan a la inversa y saben que tienen cosas buenas y cosas malas, que no podemos gustar a todo el mundo y, sobre todo, saben dar una imagen de seguridad para comunicarse con los demás.

Cambiar depende de tí

Es innegable que hay gente que lo ha tenido más fácil para desarrollar la seguridad en sí mismos. Han vivido una vida llena de logros y buenas experiencias, de sentimientos de orgullo y reconocimiento por parte de los demás que han hecho que, ya de adultos, les envuelva un sentimiento de seguridad muy potente.

Sin embargo, también es cierto que los psicólogos vemos diariamente a personas que tienen una buena carrera profesional, familia y amigos que les valoran y, por el contrario, piensan que «no valen nada». ¿Cómo puede darse esta paradoja?

Pues porque nuestros pensamientos tienden a distorsionar la realidad. Nos hacen creer que tenemos que hacer el trabajo perfecto, cuando solo hay que hacerlo bien; o nos inculcan que tenemos que tener muchos amigos para sentirnos valorados, cuando en realidad con unos pocos, pero buenos, basta; y nos convencen de que los demás nos ven como inferiores, cuando en realidad estos no entienden por qué bajamos la cabeza cuando tenemos motivos para llevarla bien alta. Para darle la vuelta a la situación y ganar confianza debes cambiar de actitud.

Aprende a mostrarte segura

Estas estrategias te ayudarán a que los demás te vean como una persona fuerte y con convicciones.
• Cuida tu conducta no verbal.
Cuando quieras dar una imagen de seguridad ante los demás, no solo debes prestar atención al mensaje que trasmites sino a la forma de hacerlo. Los gestos dicen mucho de ti.

• Mira a los ojos de la otra persona.
No bajes la vista cuando te están hablando, manten un tono de voz moderado durante la conversación, la postura recta y las manos sueltas.

• Expresa tus opiniones.
Puede que el otro no esté de acuerdo con lo que dices, pero es importante que digas siempre lo que piensas. Tu opinión vale tanto como las ajenas y tienes derecho a expresarla.

• Reclama tus derechos.
Pero cuida la forma de hacerlo. Muchas personas piensan que para exigir lo que les corresponde necesitan mostrar una actitud agresiva, incluso maleducada. Pero nada más lejos de la realidad. Puedes reclamar lo que te corresponde sin faltar al respeto a las otras personas. Si te cuesta mucho hacerlo, empieza por cuestiones sencillas, como cambiar una prenda en una tienda o un plato en un restaurante intentando no salirte de tus casillas.

• No temas el conflicto.
En muchas ocasiones se tiene miedo a la confrontación porque se cree que no se tendrán las habilidades necesarias para enfrentarse al otro. En estos casos lo normal es mostrarse sumiso ante las demandas y las opiniones de los demás. Sin embargo, esta actitud daña mucho la autoestima. Por ello es importante saber que los conflictos no son negativos en sí mismos y que pueden ayudar a solventar situaciones.

• Sé flexible.
Tu opinión tiene que ser clara pero los demás deben percibir en ti cierta flexibilidad. De lo contrario pensarán que eres una persona autoritaria, que es distinto de segura.

 

Una idea sobre “Cómo dar la imagen de ser una persona segura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.