El exagerado

El exagerado

La personalidad histriónica tiende a la dramatización y a la exageración en situaciones no justificadas. Su estrategia fundamental es atraer la atención porque su autoestima depende de que los demás se fijen en él. Si no, se siente desamparado y vulnerable. Mientras no ocurra, aparenta buen ánimo.

Cómo tratarle

No interpretes su conducta excesiva al pie de la letra. Quita importancia a sus emociones desmedidas y trátale con sencillez.

Para adaptarse

Ha de convencerse de que para ser feliz y aceptado no tiene que obligarse a manifestar tan efusivamente sus opiniones y sentimientos.

¿Como reconocerle?

¿Su comportamiento es artificial?
¿Suele gesticular en exceso?
¿Busca atraer la atención del grupo que le rodea?
Si no se le presta atención, ¿se frustra y deprime?
¿Prefiere hablar a escuchar?
¿Dramatiza los sucesos en busca de auditorio?
¿Tiende a hacer teatrales todas las situaciones?
¿Suele usar expresiones tajantes, radicales o desmedidas?
¿Se deja llevar por las emociones sin pararse a reflexionar?
¿Es efusivo en sus afectos, pero los cambia a velocidad de vértigo?

Volver a Cómo reconocer a quienes nos rodean

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.