¿Eres demasiado sensible?

Para responder a esta pregunta con seriedad, primero necesitas conocerte y saber lo que significa la sensibilidad. Este test te orientará mucho.

¿Eres demasiado sensible?

Elaine cuenta que que gracias a su sensibilidad pudo salvarse a sí misma y a su familia de morir en un incendio mientras dormían.

Esto no significa que todas las personas muy sensibles tengan un olfato canino, pero sin duda sus sentidos estarán más despiertos, y esto implica una mayor capacidad para experimentar la vida.

También significa que esas personas hipersensibles pueden verse afectadas por pensamientos y sensaciones inquietantes que pueden confundirse con la ansiedad o el miedo.

Estas tensiones producen una sobreactivación del sistema nervioso, pero no son temor ni angustia, sino una respuesta al estrés. Sobreactivarse ante la estimulación es la forma de reaccionar de los seres muy sensibles.

Averigua tu nivel

No todas las personas que son muy sensibles lo tienen claro. Es fácil confundirse, porque es posible que tu alta sensibilidad haya sido denominada con nombres que no corresponden a la realidad, como manía, histeria, excentricidad…

Por ello, lo mejor es averiguar por ti mismo, y gracias a un test profesional, en qué acontecimientos o aspectos de tu vida eres altamente sensible y en cuáles no.

Así sabrás cómo actuar en consecuencia, dependiendo de los resultados que obtengas. Hay múltiples tipos de sensibilidad: activa, pasiva, creativa, emocional, intelectual…

Pero todas ellas tienen un rasgo común, y es que se desarrollan en un grado muy alto en las personas muy sensibles. Este test, elaborado por la psi-cóloga clínica Elaine Aaron, te ayudará a reconocerte.

Si contestas afirmativamente a la mayoría de estas preguntas, no hay duda que eres una persona altamente sensible.
1. Tengo la sensación de ser consciente de cosas muy sutiles en mi entorno.
2. Me afecta la conducta de los demás.
3. Soy muy sensible al dolor.
4. En los días muy ajetreados, suelo necesitar un rato de calma y soledad.
5. Soy muy sensible a la cafeína.
6. Me abruman los sonidos o ruidos fuertes, los tejidos bastos, las luces muy brillantes o los olores muy fuertes.
7. Tengo una vida interior compleja.
8. Me conmueven profundamente las artes y/o la música.
9. Soy muy concienzuda.
10. Me asusto con facilidad.
11. Me agobio cuando tengo muchas cosas que hacer en muy poco tiempo.
12. Suelo saber qué hacer para que los demás se sientan cómodos.
13. Me molesta que me exijan.
14. Me esfuerzo mucho por no cometer errores o no olvidarme de algo que considero importante.
15. Suelo evitar las películas violentas y los reality shows televisivos.
16. Me desagrada la sobreactivación que me provoca el ajetreo ambiental.
17. Los cambios me conmocionan.

Gana seguridad en ti

• Tu sensibilidad es como un baremo que mide cada una de tus acciones, pues juega un papel importante en ti y en tu vida.

• Sientes más profundamente la estimulación ante las nuevas experiencias; por eso cualquier pequeño cambio parece que te abruma, pero no tiene por qué ser así.
A todos nos cuesta aceptar los cambios, pero tener una mirada diferente puede transformar el proceso en una oportunidad para el aprendizaje.

• Tienes mayor capacidad de concentración y de memoria, rapidez de reflejos y de reflexión, y una gran precisión para clasificar los hechos. Si eres consciente de estas habilidades, los cambios no representarán ninguna molestia en tu vida, sino todo lo contrario: serán una alegría constante.

Volver a Sé conciente de tu sensibilidad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.