La clave del éxito está en tu mente

Quienes desarrollan su inteligencia emocional son capaces de dominar sus pensamientos y, en base a una actitud mental positiva, conquistar todo lo que desean en la vida. Te explicamos en que consiste esta habilidad mental que revolucionó el mundo en las últimas décadas.

La clave del éxito está en tu mente

En los últimos años diversas corrientes vinculadas al dominio de nuestras habilidades mentales y nuestras capacidades cognitivas cuestionaron las teorías tradicionales del pensamiento.

La particularidad de este nuevo mundo de conocimientos es que se trata de teorías que se complementan perfectamente y se combinan para ayudarnos a comprender mejor las potencialidades humanas que muchas veces desconocemos.

El pensamiento positivo o la ley de atracción, como muchos denominan a esta habilidad, es un principio tan universal y transcultural como ineludible, y que nos une como personas. Todo lo que nos sucede es consecuencia de nuestros pensamientos.

Somos capaces de atraer con nuestra mente lo que queremos en nuestra vida, porque lo que pensamos determina nuestras experiencias.

Hay momentos en que todo nos sale mal y los problemas nos siguen uno tras otro. Nos sentimos agobiados y creemos que nunca vamos a poder salir de ese estado. Probablemente pasemos mucho tiempo enfocando nuestra energía y nuestros pensamientos en esa situación angustiante.

La teoría de los pensamientos positivos nos propone revertir ese modo de pensar y transformarlo en uno positivo, que aleje esa mala racha y nos traiga el bienestar que tanto deseamos. Si tenemos problemas amorosos y pasamos horas pensando en esa persona especial que no llega o que se fue, vamos a quedar encerrados en ese sentimiento de soledad.

Si tenemos problemas de dinero y solo podemos pensar en cheques sin fondos y boletas que pagar, seguramente sigamos viendo cómo se destruye nuestra economía.

Te proponemos concentrar todas tus fuerzas, tus ganas, tus energías y tus pensamientos positivamente.

Imagínate cómo es esa persona especial que quieres tener al lado; visualízate trabajando en un emprendimiento exitoso o abriendo una cuenta bancaria de muchas cifras. Si uno evita los pensamientos negativos y se aferra a aquello que lo hace sonreír, el universo se encargará de hacer manifiestos todos estos deseos.

¿De dónde viene esta teoría?

Si bien el boom de este pensamiento se dio en los últimos años a raíz del documental «El secreto», de Rhonda Byrne, la ley de atracción es un concepto muy antiguo. Existen antecedentes históricos en el hinduísmo y, a través de esta vertiente, en la teosofía. También se encontraron referencias en el judaísmo y en la Kabbalah.

Dado que se entiende como una de las leyes del universo, la ley de atracción abarca todas las creencias y religiones y, más allá de ser una creencia, se trata de un modo de vida que apuesta al optimismo y al pensamiento positivo como los principales forjadores de nuestro propio destino. Incluso, hay muchos autores modernos que se han referido a este concepto.

Iniciar el cambio

Si bien las teorías como la ley de atracción no poseen carácter científico, sí tienen un método. Describen el modo de lograr atraer aquello que deseamos y controlar de manera consiente el poder que tiene nuestra mente para usarlo a nuestro favor. ¡Anímate a ponerlo en práctica!
• Saber qué queremos
lo primero que debemos hacer es especificar nuestras prioridades, lo que realmente nos importa y nos hace felices, y desechar todo lo que no contribuye a nuestro bienestar. Una vez que identifiquemos nuestros deseos con claridad, podremos dirigir nuestros pensamientos.

• Pedir al universo
es el modo en que efectivamente emitimos la energía que atraerá todo lo que queremos. Pedir al universo -estando este concepto representado en el poder superior con el que cada uno se identifique más- es pensar en aquello que nos hace bien. Las afirmaciones positivas y constantes son la herramienta principal de este proceso.

• Enfocar el pensamiento
es importante tener presente aquello que pedimos en cada momento de nuestra vida. Dirigir nuestras acciones e ideas hacia el objeto deseado y nutrirnos de sentimientos sanos como el entusiasmo o la gratitud, harán que atraigamos más rápido aquello que estamos buscando.

• Ser optimistas
una vez que hayamos emitido esos pensamientos, debemos comportarnos como si ya hubiéramos obtenido lo que queremos. De hecho, eso que realmente deseamos ya está en camino, por lo que una actitud segura y optimista favorecerá su llegada.

• Estar abiertos para recibir
para concluir es central que tengamos una conducta favorable y una actitud positiva que nos permita recibir lo que buscamos. Si creemos que podemos alcanzar la felicidad, confiamos en ello y nos permitimos aceptarla sin miedos, ya no habrá nada que nos pueda alejar de la completa plenitud.

Volver a Inteligencia emocional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.