Miedo a hablar en público

Muchas personas se sienten aterradas cuando tienen que hablar en público. Temen hacer el ridículo y defraudar las expectativas ajenas y propias. Su miedo se materializa además en reacciones fisiológicas: temblores, taquicardia, diarrea…

Miedo a hablar en público

Pocos de estos fóbicos saben que los oradores expertos dedican semanas a preparar una conferencia improvisada. Pensamientos irrealistas.

El temeroso de hablar en público suele imaginar situaciones exageradas e irracionales:
• «Haré el ridículo, y la gente me despreciará para siempre».

• «No podré disimular mi rubor; desearía morirme».

• «Se me bloqueará la mente y tendré que salir huyendo».

• «Tras el fracaso, tendré que exiliarme a un país lejano».
Desengáñate. En realidad, hablar en público es una oportunidad para comunicarse y compartir las ideas con los oyentes. Además, se trata de uno de los aprendizajes más agradecidos por la rapidez con que se aprecian los progresos.
Claves para combatirlo:
• Sustituye los pensamientos catastrofistas por realistas.

• Elige el tema y los objetivos de tu charla.

• No aprendas de memoria.

• Dirígete a una sola persona y, después, a otra.

• Ensaya a solas.

• Practica con una audiencia reducida (amigos, familiares).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.