Miedo a tomar decisiones

Miedo a tomar decisiones

¿Te atemoriza equivocarte? Piensa en la siguiente metáfora, quienes padecen fobia a la decisión viven al ritmo del baile del cangrejo: «Dan un paso adelante y otro para atrás, con lo que permanecen en el mismo sitio». De ahí que practiquen conductas de evitación como:
• «Si puedo tomar una decisión, mejor demorarla».

• «Si puedo autorizar a alguien para que la tome, mejor hacerlo».

• «Si puedo evitar tomar la decisión, mejor hacerlo ya».
El «decidófobo» ignora que, incluso en el caso de tomar una decisión fallida, el hecho de haber iniciado una acción engendraría la posibilidad de emprender otra. Es preferible equivocarse a desintegrarse, insiste el psicólogo.

¿Qué es lo peor que te puede pasar?

Esto es lo que se preguntó un emprendedor que abandonó su seguro y lucrativo puesto de trabajo en una gran ciudad para empezar un pequeño negocio propio en una provincia tranquila.

Y ésta es la secuencia de preguntas que se planteó: «¿Qué es lo peor que me puede pasar? Que fracase y pierda todo el dinero.

En tal caso, ¿qué es lo peor que me puede pasar? Que tenga que aceptar cualquier trabajo. Y entonces, ¿qué es lo peor que me puede pasar?

Que también lo rechace, porque no me gusta trabajar para otros, y vuelva a buscar la forma de volver a empezar por mi cuenta.

¿Y después? La próxima vez triunfaré, porque ya sabré qué errores no debo cometer». Y eso fue lo que sucedió.

Claves para combatirlo

• Despréndete de tus pensamientos fóbicos quitando hierro al asunto.

• Define el problema.

• Comenta tus dudas a alguien que consideres ecuánime.

• Recaba información que te ayude a decidir.

• Sopesa las alternativas.

• Fragmenta los problemas.

• Prevé las consecuencias.

• Decide aunque te equivoques. ¡Eres humana!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.