Miedo al compromiso

La postergación es la trampa que utilizan los fóbicos al compromiso para evitar el emparejamiento. Un bloqueo mental les impide seguir avanzando en la relación.

Miedo al compromiso

Se resisten a ella levantando una barrera ante el otro para no involucrarse en ninguna emoción o sentimiento que pueda amenazar su estabilidad.

El problema es que muchas de las razones psicológicas de su resistencia al compromiso con frecuencia permanecen ocultas para los propios interesados.

Otros miedos subyacentes hacen que quienes padecen miedo al compromiso consideren la convivencia en pareja como una disminución de su propia libertad.

El deseo de preservar la propia autonomía es lo que genera el mayor obstáculo para estas personas.

Por otra parte, cuando alcanzan un grado importante de intimidad en la relación, aparece la angustia, y el fóbico se siente atrapado y necesita escapar. Se asusta de sus propios sentimientos y de la intimidad que comporta el compromiso.

Claves para combatirlo

• Asumir la responsabilidad de cultivar el amor y el bienestar de la pareja.
• Abrirse emocionalmente y dejarse conocer.
• Adentrarse en la experiencia de convivir en pareja.
• Reconocer los principales miedos (a perder la libertad y la intimidad, a decepcionar…).
• Acudir a un especialista en desensibilización sistemática.

Volver a Ponerle límites a nuestros miedos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.