No hables por hablar

Mide tus palabras y conectarás mejor

Un malentendido es un fallo a la hora de interpretar con exactitud el lenguaje, oral o corporal, del otro.

No hables por hablar

Expresarse con sinceridad y con precisión puede ayudar a resolver los malentendidos.

Intenta expresarte utilizando las palabras justas y correctas, con claridad y firmeza pero también con suavidad.

Después de intervenir, asegúrate de que tu interlocutor te ha comprendido, preguntándole directamente o repitiendo de nuevo lo más importante de tu mensaje, para asegurarte de que has sido entendido.

Las personas nos expresamos mucho más con gestos que con palabras, lo que pasa es que no somos conscientes de ello.

Fijarse en los gestos y miradas del otro ayuda muchísimo a conectar y a comprender.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.