No intimides

Evita los agravios y la crítica destructiva

La ridiculización, el grito, las frases autoritarias, los gestos de burla, el desdén, las interrupciones, el sarcasmo, son mecanismos que no solucionan nada y, por contra, generan nuevos resentimientos y frustraciones que empobrecen la relación. La familiaridad no debe convertirse en falta de respeto.

No intimides

Comunícate desde el gesto y la palabra con una verbalidad abierta y positiva: la de quien confía en su pareja y en la resolución del problema; habla desde la receptividad, la amistad y la caricia.

En vez de decirle al otro que es «egoísta», por ejemplo, explícale los motivos que te han llevado a pensar así, con casos extraídos de vuestra vida cotidiana. La idea es discutir acerca de la conducta, y no incluir ataques personales.

Con la gratitud traemos a la memoria el disfrute y la valoración altamente positiva de todo lo bueno que vivimos en el pasado (el día que conociste a la persona amada, el nacimiento de los hijos, la buena suerte que tuviste al emprender aquella actividad, etc.).

Mediante la gratitud es posible incrementar la satisfacción del presente que estás viviendo, porque reavivas, amplías y actualizas los buenos recuerdos, sentimientos y experiencias vividas que de nuevo te vuelven a reconfortar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.