No te ocultes: ¡presume!

La persona muy sensible se avergüenza de su intensidad emocional y se considera muy vulnerable. ¡Respetemos la sensibilidad como merece!

No te ocultes: ¡presume!

En las sociedades antiguas, las más duraderas y prósperas culturas indoeuropeas, siempre utilizaron a las personas muy sensibles como consejeras, puesto que tenían una mayor tendencia a la reflexión, el pensamiento y la intuición, y su prudencia y sabiduría servían para controlar los impulsos de los más belicosos, que siempre pretendían llevar al pueblo a la lucha.

Estas culturas valoraban la alta sensibilidad como sinónimo de gran inteligencia. Sin embargo, tal consideración no parece que se haya heredado en nuestros días.

La hipersensibilidad, subestimada

El problema es que en nuestra sociedad las personas muy sensibles no siempre están bien consideradas, debido a su supuesta timidez y debilidad.

Lo cierto es que la hipersensibilidad no siempre se manifiesta con timidez, y menos con debilidad, pero es innegable que a estas personas muy sensibles les afectan más que a otras las malas formas o las salidas de tono.

Confundir sensibilidad con debilidad o labilidad sí que es un gran error, porque las personas muy sensibles son también muy resistentes, gracias a la habilidad que poseen para dirigir y encauzar de forma positiva sus emociones. Por todo ello, valoremos la sensibilidad como se merece.

Si tienes la suerte de poseer esta naturaleza, piensa que te aportará siempre valores y perspectivas necesarios para gozar de la vida con pasión y compromiso, y no te sientas mal por encontrar te diferente, sino agradecido y satisfecho por ser como eres.

No te ocultes jamás

Es importante que la gente a tu alrededor comprenda y acepte tu sensibilidad que sepa lo mucho que eres capaz de dar.

Pero para que esto ocurra eres tú quien tiene que empezar con el ejemplo. Es lógico que por el hecho de ser sensible hayas sufrido mucho y desarrollado un escudo protector bajo el que ocultarte, pues no quieres que te hagan daño. Sin embargo, es necesario que comprendas que no puedes esconderte de ti mismo.

No eres igual que los demás, pero la gente no podrá apreciar la maravillosa sensibilidad que te hace diferente si no lo haces tú. Aparte, sufrirás mucho más al no poderte desarrollar de la forma que eres en realidad.

7 pasos para devolverte tu autoestima

1. Agradece a tu sensibilidad por aquellos momentos en los que te ha permitido ser enormemente feliz y vivir la vida de forma tan intensa. Es un enorme regalo, de verdad. Descubre en qué situaciones puedes aplicarla de forma positiva.

2. No te aflijas ni te empeñes en recordar las malas experiencias que viviste por ser muy sensible. Recuerda otras vivencias positivas y tenias siempre presentes.

3. Identifica las grandes lecciones y el aprendizaje que realizas cada día gracias a ser una persona muy sensible, pues eres capaz de aprender de forma subliminal cosas que pasan inadvertidas para otros.

4. Si a veces te has sentido incomprendido, la parte positiva es que contigo todos sienten que existe alguien capaz de comprenderles completamente. Por ello eres muy valorado y admirado entre los que te conocen, aunque no siempre te lo digan.

5. Si piensas que casi nadie te conoce en realidad, asume que no siempre estás dispuesto a mostrarte al mundo como realmente eres. Pero cuando lo haces, resulta muy gratificante para ti y para los demás, pues sueles brillar con luz propia.

6. Si a veces te sientes solo en un mundo que no siempre te ves capaz de aceptar, también a menudo eres tú quien busca esa soledad en la que te sientes tan a gusto. Sin embargo, uno puede sentirse más solo a veces entre la multitud.

7. Recuerda el gran bienestar interior que sientes cuando te muestras como eres, con tu sensibilidad a flor de piel. En esos momentos es cuando te encuentras realmente satisfecho de ti mismo. Permite que cada vez sean más esos momentos en tu vida.

Volver a Sé conciente de tu sensibilidad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.