Revisa tus prejuicios

Y enfréntate a ellos con valentía

Revisa tus prejuicios

Para enfrentarnos a los pensamientos repetitivos (cogniciones) que surgen en los conflictos y que moldean nuestra manera de relacionarnos con los demás, lo primero que debemos hacer es observarlos y reconocer la interpretación subjetiva que hacemos de ellos, y que es producto de la emoción que nos embarga en ese momento.

Algunos ejemplos de estos pensamientos repetitivos son:
• «Está buscando bronca».
• «Está resentido conmigo».
• «Es injusto».
• «Es vergonzoso».
• «Soy una incomprendida».
• «Mis esfuerzos son inútiles».
• «No me voy a dejar engañar así como así».

Debemos tener en cuenta que estas interpretaciones, a las que damos crédito total, pueden confundirnos a analizar un acontecimiento. Entonces, el conflicto con los que nos rodean se vería multiplicado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.