Sé conciente de tu sensibilidad

¿Crees que tu emotividad está siempre a flor de piel? Mejor. Te enseñamos a expresar ese maravilloso don… sin padecerlo.

Sé conciente de tu sensibilidad

¿Te parece que a veces sufres por todo? ¿Te impresionan mucho las cosas? ¿Se te pone la piel de gallina o te saltan las lágrimas ante un hecho emotivo? ¿Has tenido que salir del cine alguna vez porque no aguantabas una escena cruel o violenta? Si te pasan cosas como éstas, es probable que seas una persona altamente sensible.

A veces lo consideramos un fallo porque nos lleva a sufrir en mayor medida que los demás. Pero no es la hipersensibilidad la que causa el sufrimiento, sino las experiencias que vive la persona que la posee, al ser difícilmente aceptada entre los demás.

Suele ocurrir que los niños muy sensibles son tratados de peor forma que los que no lo son por sus compañeros del colegio, como podemos apreciar en estos tiempos de inadaptación y acoso escolar.

Ser sensible no es un defecto

En general, cuesta admitir a los que son diferentes entre la mayoría. Por eso, las personas altamente sensibles crecen con la idea de que son raras, débiles o cursis.

Es fácil confundir debilidad o sensiblería con sensibilidad, y esta confusión puede crear un complejo de inferioridad.

Sin embargo, la hipersensibilidad es una cualidad que tiene mucho más que ver con sobreestimulación sensitiva que con el desborde de las emociones.Y podemos aprender a manejarla para nuestro bien y el de los demás.

¿Eres demasiado sensible?

No te ocultes: ¡presume!

Vive sin causarte daños

Sé consciente de tus poderes

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.