Si tienes espíritu reformador

Cuidado con tu perfeccionismo

Es una persona ética y concienzuda, con un fuerte sentido del bien y del mal.

Si tienes espíritu reformador

Le llama la difusión, la divulgación y hasta el adoctrinamiento, a veces como una misión o cruzada. Se esfuerza siempre por mejorar las cosas y teme cometer errores.

Es ordenado, meticuloso y organizado, trata de mantener valores elevados, pero puede resultar excesivamente crítico y perfeccionista.

Lo peor: Rabia e impaciencia reprimidas que se dispararan por sorpresa.
Lo mejor: En su mejor aspecto, es sabia, perceptiva, realista, noble y moralmente íntegra.
Mensaje inconsciente recibido en la infancia: «No está bien cometer errores».
Mensaje perdido en la infancia: «Eres buena persona».
Miedo básico: A ser mala persona, corrupta, perversa o imperfecta.
Deseo básico y su distorsión: Deseo de integridad. Degenera en perfeccionismo crítico.

La ira y el resentimiento. Mantiene la ira reprimida, lo que le lleva a una muy frecuente frustración e insatisfacción consigo mismo y con el mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.