La viudez 2

Emociones conflictivas

Las mujeres que enviudan tarde pueden encontrar que su luto se prolonga por lo incierto de su futuro. Una mujer mayor es posible que nunca haya trabajado fuera de casa, y si no cuenta con unos ingresos suficientes, es posible que se vea forzada a entrar en el mercado laboral, donde es posible que se enfrente a una discriminación por la edad, o que carezca, en primer lugar, de las aptitudes necesarias. Puede ser atroz. Si usted está horrorizada por no tener suficiente dinero afectará a todo lo que usted haga.

Algunas mujeres incluso se enfadan con sus maridos. Usted puede enfadarse por pensar que le ha abandonado, que de hecho es lo que ha pasado. No es infrecuente sacar a relucir todas las discusiones, desaires, todas las palabras que se cruzaron. Algunas personas incluso se enfadan con Dios. Tampoco resulta raro reflejar la cólera que siente en otras personas, como Paloma comprobó que estaba haciendo.

Puede sentirse culpable no sólo de la cólera que siente, sino porque puede preguntarse si —y desear—había algo que usted hubiera podido hacer. Usted piensa, si me hubiese ocupado más de él, si hubiese estado ahí en ese momento, hubiera podido hacer mucho más.

Puede preguntarse a sí misma lo que Paloma ha denominado las preguntas inútiles: ¿Por qué yo? ¿Por qué él? ¿Qué significado tiene?

Usted se verá pensando en ello todo el tiempo. «No puedo creer que haya pasado. No ha pasado». Uno de los motivos por los que usted necesita repetir la historia una y otra vez es para convencerse de que realmente ha pasado.

Al principio puede haber una sensación de irrealidad acerca de la muerte. Puede esperar ver a su marido aparecer por la puerta, puede soñar con él vivo o incluso verle en alucinaciones. «Yo tenía que narrar la historia una y otra vez; era tan irreal» dice Paloma, cuyo joven marido murió de repente después de una cena familiar.

«Había oído a personas en medio de su dolor decir «Tal vez no ha muerto; a lo mejor alguien vino y se lo ha llevado». Ahora comprendo por qué pensaban así.»

Sigue leyendo >>>

También puede interesarte:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.