¿Amor o apego?

Según la mayoría de los expertos, casi todas las crisis de pareja se deben a un problema clave: solemos confundir el amor con el apego.

¿Amor o apego?

El apego es una forma de dependencia, de hábito, y, como tal, encierra en sí mismo la sed de huida. El amor es la voluntad de estar juntos.

Establecemos relaciones de apego para llenar vacíos y saciar carencias. Cuando la unión está basada en el amor, uno se siente libre para elegir estar con el otro si lo desea.

El apego, sin embargo, implica una serie de condicionamientos y vínculos recíprocos de «obligado» cumplimiento.

Apego: posesivo y limitador

El apego es un sentimiento que llevamos muy metido dentro desde la infancia: es esa necesidad, casi inconsciente, de aceptación, de seguridad, de comprensión, de cariño, de dependencia o de compañía.

Si del amor surge la pasión espontánea, del apego se desprenden los reproches, las reivindicaciones, las obligaciones, los pretextos. Si el amor supone libertad, apertura, fantasía, movimiento, el apego es posesivo, limitador, se aferra a la costumbre y provoca estancamiento.

En lugar de tender al crecimiento de los dos yos individuales, se dirige hacia la fusión en un «nosotros» en el que los egos se anulan por completo.

Amor: profundo respeto por la autonomía individual

Cuando estamos en pleno enamoramiento, no echamos de menos la independencia. Si la relación se consolida, se respetará la autonomía individual.

Esto no significa renunciar al vínculo y al compromiso, sino entender que incluso la pareja más compenetrada ha de tener sus límites: los que permiten a cada uno de sus miembros ser ellos mismos.

Suena la alarma

Un sabio oriental decía: «La búsqueda de la seguridad no es más que apego a lo conocido, y lo conocido es la prisión de nuestra evolución. Y si no hay evolución, hay estancamiento». Por ello…
• Si os llamáis a todas horas.

• Si tenéis las mismas aficiones.

• Si hacéis todo juntos.

• Sí tenéis los mismos amigos.

• Si entre vosotros no existen secretos…

¡Alarma!

Os encontráis en situación de apego. Que a tu pareja le guste más esquiar y a ti leer no quiere decir que no te quiera o que no sea feliz estando en tu compañía. Sólo demuestra que es una persona distinta a ti.

 

Una idea sobre “¿Amor o apego?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.