Idealizar una relación

Idealizar perjudica la relación

Las relaciones pueden acabarse por falta de interés, pero también por sentimientos y expectativas demasiado elevadas.

Idealizar una relación

Es lo que se denomina agotamiento por intensidad. Y es que, aunque sentir intensamente no es, de por sí, negativo, sí lo puede ser cuando distorsiona la realidad.

En ciertas relaciones que se inician con fuertes sentimientos y gran pasión pueden establecerse unas expectativas mutuas muy elevadas, las cuales, al cabo de un tiempo, se ven frustradas.

Entonces aparecen las quejas. Uno de los miembros de la pareja suele desilusionarse por la falta de «intensidad» del otro, porque se han hecho promesas mutuas demasiado difíciles de lograr, y abandona la relación.

La causa está en que los amantes se han inventado el uno al otro y, en lugar de irse conociendo progresivamente, terminan desmontando esos «inventos» acerca del otro a base de decepciones.

Además, en algunos casos, uno de los miembros de la pareja pretende crear el compañero perfecto, dirigiendo hacia él toda su energía creativa. Este, aunque al principio se sienta protegido y necesitado, terminará sintiéndose presionado para cumplir esos objetivos de «pareja ideal» y decidirá romper.

Deja de lado las espectativas

• Analiza si no estás idealizando a tu pareja. Piensa si no le pones siempre «por las nubes».

• No apartes de tu mente ciertos pensamientos o percepciones sobre su comportamiento o personalidad que no se ajusten a tu ideal.

• Reflexiona con sinceridad acerca de lo que le dices que quieres y lo que realmente sientes que necesitas recibir. Por ejemplo, puede que verbalmente le estés pidiendo una relación igualitaria, pero luego te sientas profundamente dolido cuando no recibes un trato protector por su parte.

• Tratar de hacerte indispensable puede terminar siendo perjudicial para tu pareja y también para ti, ya que dejas en un segundo plano tus propias necesidades. Antes de volver a anticiparte a satisfacer los deseos de tu pareja, párate y espera a que te lo pida.

• Si crees que con tu amor puedes lograr que exprese con más intensidad sus sentimientos o que se adapte a tu forma de actuar, tu relación puede estar ya casi agotada. Olvídate de que tu pareja tiene un potencial oculto y de que tú vas a lograr que aflore.

• ¿Eres demasiado posesiva? Piensa que el apoyo que todos necesitamos no puede venir de una sola persona (tu pareja), sino de ti mismo, tus amigos, compañeros y familiares

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.