La pareja ante el empleo y el paro

Un cambio en las rutinas de trabajo, como un traslado o, en el peor de los casos, el despido, puede desestabilizar no sólo al individuo sino también el equilibrio de la pareja.

La pareja ante el empleo y el paro

El traslado supone, sin duda, un cambio en la vida práctica y obliga como mínimo a revisar las posibilidades de encuentro con la pareja o a plantearse, incluso, el cambio de domicilio.

Algunas profesiones implican continuos traslados y, en estos casos, la pareja los tiene previstos, con lo que resultan menos traumáticos.

Pero cuando se producen de manera inesperada, es necesario valorar los procesos del cambio que están asociados a ellos, ya que, en caso contrario, pueden surgir hostilidades y problemas que pongan en riesgo la estabilidad de la pareja:

• si el trabajador trasladado decide ir y venir del lugar de trabajo a casa, se hace más complicado el diálogo y la vida en común;

• si se opta por el cambio de domicilio, la pareja puede sentirse obligada al cambio y a abandonar cosas y personas a las que se sentía unida, o sentirse obstaculizada en su realización porque se han de crear nuevos contactos en un ambiente menos conocido.

El despido, sin embargo, puede desencadenar en el trabajador preocupaciones de orden económico y, posteriormente, repercusiones psicológicas.

Se han de considerar siempre de forma conjunta las dificultades que surjan, e intentar valorar las situaciones con objetividad. El riesgo de sentirse parte del problema y no conseguir valorarlo con la distancia necesaria puede generar equívocos.

Si existe un buen entendimiento en la pareja y la voluntad para hacer frente a estas circunstancias puede asegurarse el éxito, pero si las cosas parecen encaminarse a una mala solución es un buen momento para buscar la ayuda de un terapeuta que, desde el exterior, puede hacer una valoración equilibrada de las dificultades.

Se ha de tener presente que las preocupaciones para controlar la difícil situación de un despido pueden crear considerables cambios de humor, los cuales repercutirán indudablemente en la relación sentimental.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.