La viudez

Cuando falleció el marido de Paloma, de una cardiopatía congénita, a la edad de 34 años, ella se convirtió en una joven viuda con dos niños de 6 años y 18 meses.

La viudez

Profesora y escritora, ella había trabajado desde los 16 años. Siempre se había considerado independiente, con confianza en sí misma, «una superviviente». Pero tras la muerte de Marcos se vio destrozada por un «terror puro».

«Por primera vez en toda mi vida no sabía si podría controlar la situación» recuerda Paloma. «Me sentía atrapada en una pequeña caja sin puerta y era incapaz de ver la salida.

Había momentos en los que pensaba que no podía respirar. El cielo, los árboles, todo perdió su sentido. Es como si alguien te arrojase al vacío y cayeses al suelo aturdida.»

Múltiples pérdidas

Todos los años cientos de miles de mujeres pierden a sus maridos. Y muchas de ellas, como Paloma, encuentran que han perdido otras cosas.

La pérdida del marido tiene un impacto muy grande que puede incluso poner en peligro la sensación que usted tiene de quién es. Termina una relación que le ayudaba a identificar quién era y lo que hacía todos los días.

En un instante dejas de ser mujer para convertirte en viuda. Es posible que pierda a su mejor amigo, la persona a la que se acude en busca de consuelo y apoyo. Si tienen hijos, te conviertes en familia monoparental.

En caso de no tener hijos, pierdes los niños que pensabas tener. Pierdes el futuro previsto. Junto al hombre al que amas entierras todos los planes, esperanzas y sueños futuros. No sólo has perdido a tu marido, pierdes parte de tu ser. Es como si te arrancasen tu vida desde las raíces.

A medida que pasa el tiempo, usted ve continuamente modos nuevos y básicos en que su vida ha cambiado irrevocablemente.

Al principio no tienes ni idea de lo extensos y profundos que son los patrones que ha creado junto a su marido: la cantidad de leche que compra en la tienda, lo que hace después del trabajo, las tarjetas de Navidad que manda, cómo pagar los impuestos, qué hacen en los cumpleaños y aniversarios.

No tienes a nadie a quien decir, ¡yo lo cojo! cuando suena el teléfono, y a nadie a quien ayudar a traer las bolsas de la compra.

Los expertos afirman que perder al marido es uno de los acontecimientos más estresantes que nos pueden ocurrir en la vida.

Puesto que, en general, las mujeres sobreviven a los hombres, la viudez resulta inevitable para un número importante de mujeres. Y aunque usted puede prever este hecho realmente no hay modo adecuado de prepararse para ello.

Sigue leyendo >>>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.