¿Me separo, o no me separo?

¿Me separo, o no me separo?

¿Qué les pasa hoy en día a las parejas que es tan difícil que se conformen con lo que han conseguido en común? A veces cuando discuten en sesión, delante del profesional que tendría que ayudarlos, parecen querer demostrar que el otro o la otra están equivocados y que si la pareja cambiara de conducta serían muy felices. La frase estereotipada que corresponde a esta manera de pensar es:
-«Si no fuera por ti, querido(a), qué bien estaríamos nosotros dos», poniéndole toda la culpa al cónyuge por no llevarse bien. Hacen falta dos para bailar el tango.

Es decir, es necesario que ambos peleen para que haya discusión, porque si uno de los dos se calla, los reproches del otro se tornan un monólogo. Es suficiente con que uno critique para que el otro se defienda. Y la historia continúa día a día hasta llegar a ser extenuante Estos aprendizajes de tolerancia llevan tiempo y sólo los adquieren las parejas que perduran. Por ansiedad muchas personas no llegan a comprender que la tolerancia no es sometimiento sino que es amar al otro pese a sus defectos.

¿Cuáles son las causas del malestar?

La pareja es una construcción social, con tareas afectivo -económicas y educativas, que deben proveer la nutrición material y emocional de quienes participan en ella. Este hecho se hace complejo cuando los integrantes son padres: el compartir los bienes genera circunstancias más complicadas e insume mucho tiempo para sustentar las necesidades básicas en todos los órdenes.

La labor rentada que ambos realizan para mantener el hogar resta momentos de distensión, esparcimiento, intimidad. Empobrece los tiempos libres y genera fatiga, y deseos de escapar de la rutina, símbolo de un monstruo que devora implacablemente los esfuerzos individuales de quienes viven juntos.

Cuando al fin del día ellos se encuentran, están destruidos por la dedicación a la lucha por la vida. Lo que los terapeutas recomendamos es que no pierdan contacto durante todo un día, aunque la comunicación sea telefónica y breve Esta no debería ser para el control del otro sino para la expresión afectiva de no estoy físicamente contigo pero te llevo en mis sentimientos.

¿Cómo evitar que el cansancio laboral interfiera en la comunicación de la pareja?

Pedirle algunos minutos a la pareja para que cuando regresemos a casa podamos estar en silencio, relajados; no ser demandante con las tareas que quedaron de la mañana, postergarlas hasta después de haber descansado; ver televisión y tomarse una ducha rápida son algunas acciones que nos relajarán luego del trabajo y nos predispondrán a ua mejor comunicación.

Para favorecer la armonía, ¿qué debemos anticipar de la conducta de la pareja?

• Que puede estar esperando ese momento para intercambiar novedades del día. Si eso no se cumple, y la otra persona está tan cansada o preocupada que parece un zombi, la que espera puede sentirse desolada, abandonada y creer que el trabajo para su pareja es más importante que el amor. Y que en esas condiciones está tan enojada que rehusará cualquier propuesta de acercamiento íntimo.
• En el caso de los varones, la intimidad sexual suele ser para relajarse, aunque estén cansados o enojados. Ellas, por lo general, si no están descansadas y de buen talante, rehusan las relaciones sexuales. Y este es un argumento más de rechazo y de fantasías de hacer desaparecer a la pareja.

¿Qué razones hay para que quieran separarse?

En una evaluación del consultorio de 22 parejas heterosexuales, las razones que adujeron para separarse fueron:
– Reclamo de mayor frecuencia del encuentro sexual y de expresiones de afecto corporal: 42%
– Enfermedad psicosocial (drogas, alcohol) o crónica (depresión, epilepsia) que invalida un buen vínculo afectivo: 15%
– Dependencia extrema del otro: 18%
– Celos exagerados e inmotivados: 7%
– Maltrato físico, verbal o emocional: 12%
– Infidelidad: 6%

¿Qué mantiene unidas a las parejas?

– En un 50% de los casos prevalecen las coincidencias en sus ideales, por ejemplo creencias religiosas de que la pareja es irrompible, o bien, temen que el entorno les critique su ruptura.
– Otros privilegian el respeto a sus ideales políticos o sostienen valores de dase, económicos, educativos y sociales.
• Cuando tienen hijos, un 24% permanecen juntos por ellos y por respeto a la opinión de la familia.
• Un 6% sienten que la compañía de la otra persona es indispensable y temen mucho a la soledad.
• Un 10% se mantiene por razones pasionales y de atracción sexual.

¿Qué sacamos como conclusión de las experiencias de parejas?

Que los mismos motivos por los cuales nos atrajo la pareja, puede ser la que nos lleva a separarnos: porque él era muy divertido, a través de los años puede transformarse en siempre está haciendo bromas y no toma nada en serio. Tampoco me considera a mí. Se burla de mí. El tiempo atravesó la vida de ambos y revirtió el significado de sus acciones.

Temas de pareja

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.