Una pareja absorbente que ahoga la relación

Hay parejas tan dependientes que no saben hacer nada el uno sin el otro. No contar con un espacio para cada uno puede acabar pasando factura.

O váis los dos o ninguno. No es que esté mal que hagáis cosas juntos pero puede que en los años que lleváis unidos poco a poco hayas ido perdiendo tu «intimidad» y en todo lo que hagas esté siempre él implicado. Algunas señales pueden alertarte que la vuestra es una relación un tanto absorbente: siempre que salís en grupo vais los dos y hace años que no tomas un café o vas tú sola con amigas.

Una pareja absorbente que ahoga la relación

Tampoco haces ningún tipo de actividad que solo te guste a ti… Si te sientes identificada, reflexiona: la «exclusividad» puede acabar pasando factura a la pareja. No tener cada uno una parcela individual, por pequeña que sea, fomenta la monotonía y puede acabar provocando situaciones de control y celos.

Si siempre ha sido así

Debes hacerle entender que, en realidad, el amor saludable y constructivo no implica estar «encima» del otro. Es necesario que inicies un plan para dar «oxígeno» a tu relación para que no se resienta: • No claudiques. Renunciar a tu vida social y personal por exigencias de tu pareja es un error. Hazle ver que disfrutar de espacios propios puede enriquecer vuestra relación y que tu amor hacia él es compatible con hacer otras actividades.

• Comunícate y explícale qué hábitos te generan malestar y que amar no implica renunciar a tus intereses personales y que sería bueno que él hiciera también lo mismo. Hacer algunas cosas por separado hará que incrementen vuestros temas de conversación y va a enriquecer la relación.

• Ayúdale a buscar ocupaciones que le gusten y anímale a quedar él solo con sus amigos de vez en cuando. Debe ver que nada de eso repercute en vuestra relación de pareja.

Si antes no ocurría

Esta dependencia puede aparecer de golpe si él ha empezado a sentirse inseguro o tiene miedo de perderte.

• Habla con él y averigua qué ha motivado este cambio en su comportamiento. Quizá haya notado que estás más distante o se haya producido una situación que ha hecho menguar su autoestima (pérdida de trabajo, desarrollo de alguna enfermedad…).

• Puede superar sus miedos si le ayudas. Recuérdale qué él es lo más importante para ti pero hazle saber que tener más vida fuera de la pareja no es sinónimo de querer menos. Dile que abrir vuestras miras puede convertirse en una fuente de estabilidad que evite el estancamiento de la relación.

• Organizad la mejor forma de «abrir» de nuevo vuestra relación sin que ninguno de los dos se sienta desplazado. No intentes, de repente, pasar a hacer muchas cosas sin él. Apúntate a algo que hace tiempo que te apetecía y cuando llegues a casa, comparte con él tu experiencia.

«Airea» tu relación

Para lograr un modelo de relación más abierta, flexible y autónoma, debéis trabajar algunas estrategias:

• Cultivad las amistades. Recupera el contacto con tus amigas de siempre y busca nuevas amistades. Reserva espacios también para tu intimidad, para estar a solas contigo misma, para reflexionar y llegar a conocerte mejor.

• Y si la absorbente eres tú… Puede que te sientas mal si él va solo al gimnasio o queda con un amigo suyo. Atrévete a hacer cosas por ti misma, intenta despegarte de él, poco a poco, y recupera proyectos que tenías olvidados. A la larga, tu relación va a salir reforzada.

• Común pero desconocido. Tras una relación de pareja excesivamente absorbente puede esconderse la dependencia emocional, un terrible miedo a perder a la pareja que afecta al 11% de la población (mayoritariamente mujeres). El trastorno se cura con una terapia psicológica pero el problema es que muchas personas lo padecen sin saberlo.

• Difícil de detectar. La Universidad de Oviedo investiga si la dependencia emocional es un trastorno mental. Y es que al parecer esta se esconde tras muchos trastornos como la depresión, la ansiedad o la neurosis. Se trata de una patología difícil de detectar, a pesar de que el 48% de los afectados admite que le causa síntomas dolorosos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.